sábado, 8 de abril de 2017

¡¡¡300 entradas!!!


Miren ustedes que ya llegamos a 300 entradas en este humilde blog, y lo de humilde no es por una modestia falsa y acartonada, sino porque la plantilla que uso es la más sencilla que Blogger proveé (dios bendiga a Blogger aunque haga lo que se le pasa por la cola con mis comentarios). Y digo llegamos, no por esa muletilla verbal tan de los mexicanos, sino porque me siento acompañado en este viaje de decir y de contarme. Si no estuvieran presentes quizá me hubiera vencido el desánimo hace ya bastante.

En los albores de este hoy alegre blog no me planteé llegar a un número mágico (ninguno como el 69) ni cosa parecida, sólo la obligación personal de publicar semanalmente por el tiempo que me fuera posible. Pero uno se hace adicto a estas cosas de decir lo que se piensa: lo que se te da la gana, como se te da la gana, de la mejor forma que puedas (algunas sandeces y algunas buenas ideas); así que llegaré al cuarto año de vida de este querido blog con más de 100 entradas en este último año.

Eso me llena de orgullo, y quiero compartir esa felicidad con los que aquí me acompañan, con los que lo hacen silenciosamente y con los que me obsequian la dicha inmensa de saber que lo que he escrito les ha gustado. A los que me regalan un punto de vista diferente al mío, siempre enriquecedor. Gracias a todos.

Lo he dicho muchas veces, pero algunos no lo han leído, así que lo repito una vez más. Lo mejor de este viaje ha sido conocer algunas personas increíbles. Un abrazo a todos.