sábado, 27 de febrero de 2016

Apuntes en torno a DiCaprio


Leonardo DiCaprio se ha convertido, desde hace varios años, en el nuevo “De Niro” para Martin Scorsese; pero no sólo ha sido el gran director norteamericano quien ha gozado de sus servicios, Dicaprio ha trabajado en los últimos años con algunos de los directores más importantes de la actualidad: González Iñárritu, Christopher Nolan, Quentin Tarantino, Ridley Scott, Clint Eastwood o Sam Mendes.

Las fans de Leonardo DiCaprio claman airadas la injusticia que se ha cometido al no haberle dado ya un Oscar a su admirado actor. Lo reconocen como un campeón sin corona que ha sido vilipendiado y olvidado a la hora de repartir los premios a los mejores actores. La verdad es que aunque lo reconozco como un gran actor, no recuerdo una actuación suya que me haya hecho pensar que podría alzarse con el triunfo alguna vez. O que quien lo haya ganado cuando él estaba nominado no hubiera tenido una gran interpretación.

Sin embargo, este año parece ser el año de DiCaprio. Protagoniza la multinominada “The revenant” del genial González Iñárritu y ya ganó el Globo de oro por esa actuación. Ya vi la película y don Leonardo no me impresionó, parece que sólo tiene frío. Me impresionó Eddie Redmayne, que de ganar haría el doblete. Aunque creo que le darán el premio a Dicaprio, en el afán de la Academia por cumplir protocolos antes que premiar al mejor intérprete.

Leonardo es uno de los grandes actores de su generación, pero no sé si merezca el Oscar en esta ocasión.
LEER MÁS

jueves, 25 de febrero de 2016

Te extraño por la casa.



Te extraño por la casa. Extraño tu risa por todas las habitaciones, esa contagiosa melodía que hacía eco en cualquier pared y con cualquier persona, pintándonos a todos una sonrisa. Los días en que venías, unos días o un instante, eran momentos maravillosos llenos de dicha y emoción. Creo que eras la consentida, con la que a todos nos gustaba estar, a la que más disfrutábamos. Sobretodo extraño cuando pasabas a mi habitación y te quedabas un rato a compartir tu risa. Siempre se quedaba más de un día el olor de tu esencia.

Ya no estás más por casa. Creo que nunca volverás. Pero así pasa con todas las familias. Terminan separadas de una forma o de otra.
LEER MÁS

lunes, 22 de febrero de 2016

Recuerdos de un excatólico IV



Cuando de niño iba a la iglesia a recibir lecciones religiosas o bíblicas, una de las cosas que nos dijeron y que se me grabó bien, porque todavía la recuerdo, fue que dios mismo era quien se encargaba de elegir a los hombres que tendrían el privilegio de servirlo convirtiéndose en sacerdotes: era dios quien reclutaba al personal de su empresa. Algo que sonaba demasiado lógico.

La señora encargada de estas pláticas religiosas ­–a un montón de niños ignorantes– nos contó que dios, encarnado en su clon polifacético, el espíritu santo, se le presentaba al joven elegido diciéndole que él tenía la encomienda de servirlo. Así que este hombre tenía esa gran fortuna y se enlistaba en el seminario para después poderse convertir en sacerdote. Un hombre afortunado.

Tenía toda la lógica del mundo. Dios, quien había creado el universo, escogía cuidadosamente a sus representantes terrenales.

Es debido a esto que narro, que a mí siempre me ha parecido la cosa más despreciable e indigna el abuso sexual infantil de los sacerdotes. Es por esto que detesto cuando me dicen que los hombres son hombres y tienen debilidades, pero que dios es dios y es divino. Porque se suponía que él había escogido a los buenos, a los mejores, a los de las mejores almas. Los supuestos pastores de su rebaño.


Sólo un choque cultural en mi cabeza, nada mas que eso. Luego, uno les descubre todo el teatrito y se queda pensando en cómo fue que se tragó completos esos cuentos de hadas y espíritus divinos.

Para los que no han leído los demás recuerdos:



LEER MÁS

miércoles, 17 de febrero de 2016

La violación más poética


Deberías, si fueras prudente, tenerme miedo, sobretodo en este día aciago de sabor a vencido. Cerrar bien puertas y ventanas, acompañarte siempre de un amigo, hacer caso a tu madre cuando pide que no andes nunca sola. Porque no vaya a ser que dé rienda a mi animal instinto, que me pide tomarte, si es preciso por la fuerza. Pactar con Satanás poder ser el aire que escape por la rendija a las ventanas cerradas y te posea de pies a cabeza, haciendo escala prolongada en tu pubis, porque no me ha bastado ser el aire que respiras.

Y después llorando me arrepienta de mis actos. En una primera instancia, porque era la única forma de ser tu dueño, la única forma de consumar nuestro amor. La obsesión que eres para mí.

“Hoy ten miedo de mí” es quizá la canción más conocida y puede que igual la más querida de Fernando Delgadillo. Es esa canción que como el incoloro individuo que ama en secreto entonas pensando en esa amadísima mujer que o no te conoce o no tiene intenciones de ser algo más que tu amiga, si es que has tenido suerte suficiente y puedes vivir momentos cerca de ella. Pero también es entonada por la chica, que espera que sea el bastión tras el que ese hombre creído perfecto esconde el amor y la pasión por su persona. Que él sea el vil intruso no suena mal.

A mí me gusta mucho, narra la violación más poética que conozco.

Luego pienso en Alicia y Benigno, ella no pudo tener miedo y él la salvó. Misión cumplida.



LEER MÁS

martes, 16 de febrero de 2016

Por la coladera...


Como ya les platiqué, compré una libretita y una pequeña pluma para traerlas en la bolsa del pantalón y poder anotar cualquier cosa que se me ocurra, esté donde esté, y posteriormente escribir sobre ello. Las ideas llegan cuando uno menos se lo espera. Pero resulta que en la mañana, durante mi baño matinal, llegó a mí una idea que consideré buena (siempre parecen buenas cuando llegan, a veces hay que desecharlas porque no lo son) mientras tenía el cabello lleno de shampoo y el cuerpo totalmente mojado.


Sirvió para un carajo la libreta y la pluma. No puedo recordar qué era.
LEER MÁS

viernes, 12 de febrero de 2016

Para ti, desde adentro

Cantarte una canción o escribirte algo, es obsequiarte una parte de mi alma. Cantarte desde adentro, con todo mi ser, concentrado y sin mirarte para que los sentimientos no dominen mi voz y todo se vaya a la mierda; decirte todo con una canción. Escribir palabras buscando sean precisas y te digan eso que quiero que sepas, aunque sé que lo sabes, o eso espero; pero no quiero que lo olvides: un acuerdo más íntimo de alma a alma. Es darte algo que ha salido de mí con el único propósito de hacerte saber que te amo, de recordártelo. A mi manera, con todos mis monstruos, con toda la mierda que aun cargo y que no se va aunque trate de tirarla. Con mi amor cursi, encimoso y demostrativo, con mis manos que no se pueden estar quietas cuando estás junto a mí, ni mi boca, que te sigue buscando como si sólo lleváramos unos pocos días juntos, con toda mi lujuria pervertida volcada sobre tu cuerpo, con mis fetiches y mis prejuicios, con mi amor sencillo y torpe; con lo ofendido que me siento cuando no me dejas expresarlo a mi manera.


Te amo como sé, de la única forma en que puedo hacerlo, desde el fondo de mi alma.
LEER MÁS

jueves, 11 de febrero de 2016

Diarios

A principios de año comencé a escribir en una libreta, escribo los recuerdos que tengo de mis años infantiles en el campo de beisbol

Quería recordar el motivo exacto que me llevó a tomar esta determinación, pero es algo que no recuerdo. Sólo sé que me dieron muchas ganas de ponerme a escribir algo a mano y de adquirir una o varias libretas para emprender el asunto.

Gastando tiempo en una librería, me sentí profundamente atraído por libretitas muy coquetas, pequeños cuadernitos con la finalidad de que uno vuelque sus pensamientos o lo que sea que uno quiera plasmar en ellos. Me resistí a comprar alguno, todos me parecieron muy caros. Había algunos con ciertos motivos comerciales, eran los más llamativos y los más caros también.

Pero no me pude resistir a un diario titulado “100 reasons to panic about getting old”, el virus del consumismo se alió a mi deseo por adquirir algo en lo que escribir manualmente. Me hice con el cuaderno. Un regalo por navidad.


Días después fui a una tienda especializada en artículos de papelería para adquirir una pequeña libreta de bolsillo y una pluma que le hiciera mancuerna. Compré un pequeño block con un forro al que se le pueden reponer las hojas y un pequeño bolígrafo con sus respectivos repuestos, que puedo guardar sin riesgo en el bolsillo de mi pantalón, mide unos 5 centímetros y tiene tapa.


También compré un cuaderno de forma francesa (así lo llaman acá), que posteriormente forré con ilustraciones de películas, en el que me dispuse a escribir lo que he titulado provisionalmente “Diarios de beisbol”. Además de hacer las memorias de mis días beisboleros he dibujado algunas ilustraciones de lo que creo recordar.


Creo que será una linda herencia para mi hijo.


LEER MÁS

martes, 9 de febrero de 2016

de Comunidades


Será cosa de unos dos años, que viendo lo que sucede en el mundo del Google+, me vino a la mente la pregunta: ¿hacen falta más Comunidades?

Creo que sobran, sobran demasiadas. No sé qué sentido tenga postear lo mismo en 30 sitios distintos, o estar registrados en los mismos 30 sitios con las mismas personas.

Recuerdo que cuando empecé en esto me anoté en dos Comunidades, luego vi que había algunas más, pero la gente que me leía en esas dos comunidades estaba también en algunas de esas otras. Pensé, si me leen aquí, qué sentido tiene entrar en alguna otra, si ya me leen aquí.

Pero será que también hay quienes no pueden resistir el ser Dueños de una Comunidad, como si se requiriera de algún merito para poder registrar no una sino varias comunidades a tu nombre y ostentar orgulloso el pegoste de "Propietario de la Comunidad".

Un asunto de ego parece ser. Ir por el mundo virtual esperando que todos nos lean. O ser el dueño de una Comunidad literaria y esperar también que todos lean lo nuestro. Aunque el segundo debe ir repartiendo halagos por doquier quedando bien con todos sus agremiados, siendo “solidario” y “buen compañero”.


Concluyo que le hacen falta a aquellos que quieren ser el centro de atención, así no sepan poner una tilde adecuadamente y se llamen escritores.
LEER MÁS

jueves, 4 de febrero de 2016

Crónicas de Google+ (quinta parte)


Estoy feliz en Google+, mi amigo tenía razón. Hay decenas de comunidades virtuales donde chicas inseguras o exhibicionistas se esfuerzan por tener miles de seguidores que las adulen y les digan lo hermosas y brillantes que son. No tienen que esforzarse, sólo hay que postear una imagen con una buena frase y comentarla, demostrando empatía y sabiduría. Cientos de chicas de las que puedes volverte su “amigo”. Una mina de oro, el paraíso de los calenturientos y los rechazados. Sólo hay que ser amigable y atento, llenarlas de halagos y ser constante, para dejar que el tiempo haga su trabajo. También buscar buenas frases, buenos chistes y buenos videos: que vean que también soy culto.

Todo aquí está de coser y cantar, sólo hay que estirar la mano y recoger lo que llega solo. Saludar y halagar, lamerles el culo (ojalá fuera real) y hacerlas sentir las personas más bellas e inteligentes sobre la tierra. Amiga linda, amiga hermosa, amiga bella, besos, besitos, muakkkkks. Y todas te replican que eres un lindo, un buen amigo, incluso me han llamado caballero. Si supieran que me masturbo varias veces al día con sus fotos, imaginándolas como protagonistas de mis películas mentales, donde les hago lo que quiero y soy el gran amante, donde me aman porque soy eso que necesitaban. Porque está claro que necesitaban algo para exhibirse como lo hacen.

Pero al menos yo tengo 25 años, porque hay viejos verdes de cuarenta, cincuenta o más años dizque haciéndose amiguitos de estas chamaquitas vacías. Una vez me dio morbo sobre uno de estos tipos, porque es “amigo” de las mismas niñas de las que soy amigo. Él es un señor como de 50 años, pero en su perfil sólo tiene agregadas a chavitas, que van desde los 15 hasta los 30 o 35, que es cuando ya empiezan a verse viejas las mujeres por más que se esmeren con el maquillaje. Pinche viejo puerco, en la vida real ninguna de esas linduras quisiera dirigirle la palabra ni voltearlo a ver. Nada más se la pasa poniendo comentarios para parecer que es un tipo culto y educado, a mí se me hace que es un pendejo que sólo quiere ver si se liga a una de estas niñas preciosas.

Ohhhh dios, la nueva foto de María. Mamasiiiiiiiiita.

LEER MÁS

martes, 2 de febrero de 2016

Ser, o no ser...

Hace pocos días, una tipa que trabaja enseñando las piernas en televisión abierta, diciendo lo primero que su sentido común le dice, en el canal de televisión que más penetración y audiencia tiene en este país tan lejano a dios y tan cercano al imperio yankee, dijo una gran estupidez.

Al parecer, fue instruída a decirlo. Ya no es noticia el matrimonio existente entre el gobierno de este país y la principal televisora entretenedora del pueblo mexicano. Así que fue requerida como líder de opinión.

Como pasa en estos tiempos de tuiteros y feisbukeros, la virtual opinión pública se merendó completa a la señora Legarreta. Memes y memes circulan en la red exhibiendo la supuesta imbecilidad de la señora.

Este llamó mi atención. 


Pero en este país de los millones que ven las telenovelas del “canal de las estrellas”, el país donde las personas más seguidas en twitter son artistillas pop, el país donde millones venden su voto por una despensa o una televisión. En este país, miles y miles de personas quisieran ser como Andrea Legarreta.

En este país la gente quiere fama y fortuna, muchísimo mejor si no necesitan hacer algo extraordinario para conseguirlas. La gente quiere salir en la tele, ser una estrella más del “canal de las estrellas”. Quieren “ser famosos”.

Resulta que, en este país, la mayoría de la gente sí quisiera ser como Andrea Legarreta.


LEER MÁS