lunes, 24 de octubre de 2016

Los sonidos del Silencio



“El silencio absoluto es la muerte”.

Al terminar de escribir esas últimas letras se quedó mirando fijamente la hoja sobre la que las había escrito, releyendo cada palabra sobre el papel. Estaba satisfecho. De no haberlo estado hubiera tenido que enmendar las incorrecciones y transcribir a otra hoja todo aquel discurso sobre el silencio. Dejó el bolígrafo sobre la mesa y fue a la cocina por un vaso de agua. Lo sorbió despacio mientras daba pequeños pasos mirando por la ventana. Se acercó a ella y contempló la ciudad. Aunque muchos decían que tenía una vista espectacular desde lo alto de su apartamento para él sólo era una acumulación de casas y edificios, no veía lo grandioso que muchos otros decían admirar. “Si acaso es lindo cuando hay un buen contraste nublado” dijo en voz alta, un poco antes de tomar lo que quedaba del agua.

Dejó el vaso sobre la mesa. Ahí junto estaba la pistola de su padre y las balas correspondientes. Abrió el revolver e insertó las balas. Volvió a mirar por la ventana y levantando el brazo se disparó en la sien. Cayó desplomado soltando el arma.

Una vez que su cuerpo estaba en el suelo y que la sangre se desparramaba por su cabeza ensuciando el gastado parqué se miró ahí tirado. Pudo ver su expresión de gesto raro con la que lo encontraría quien fuera que lo descubriera muerto. ¿Sería Manuel el portero? Quizá. Los revólveres son ruidosos y los vecinos chismosos, no tardarán mucho en verme ahí tirado.

En medio de estas cavilaciones se dio cuenta que nada había cambiado en el aspecto auditivo. Podía escuchar todos los ruidos que venían de la calle y también el constante clac clac clac de las manecillas de ese incansable reloj. Incluso creyó escuchar el rechinar de la madera cuando cambió el peso de su cuerpo de un pie al otro.

“Mierda”, masculló molesto. Al menos ahora tenía la certeza de que el silencio nunca llega, “como Cristo”, pensó irónico. Ahora sólo le restaba comprobar si eso también aplicaba para él y si podría asustar a la gente con sus ruidos en su nueva condición de fantasma suicida.

Compartir Artículo

Artículos Relacionados

Los sonidos del Silencio
4/ 5
Oleh

Suscribirse al Blog

Suka dengan artikel di atas? Tambahkan email Anda untuk berlangganan.