viernes, 17 de abril de 2015

Fantaseando...




Si pudiera elegir en qué tipo de persona reencarnar en una siguiente vida, casi sin dudarlo elegiría ser músico. No cualquier tipo de músico, me gustaría reencarnar en roquero. Pero no sólo roquero, quisiera ser el vocalista de la banda. Poca cosa. Me parece desde mi muy pequeño punto de vista, que las experiencias de un cantante de rock son extraordinarias.

Intento dimensionar qué se sentirá cantar una canción creada por ti mientras 30000 personas la corean alucinadas. O que después de 30 años de tu último gran éxito te reciban con cariño sincero y sigan cantando a tu lado esas viejas canciones que se resisten a morir. O que cientos de mujeres deseen tener sexo contigo. Debe ser maravilloso.

Apunté a lo más alto, lo sé. Ese sería el ideal, aunque me conformaría con formar parte de algún grupo de otro género, que guardando las distancias, las experiencias deben parecerse mucho: mujeres, alcohol, excesos, idolatría, y el poder cantar a pesar de todo.

Creo que los músicos y deportistas viven haciendo lo que les encanta, o eso me gustaría pensar, que les pagan por hacer eso que harían sin recibir un peso, que esa pasión tan intensa no es sólo un hobby para cuando haya tiempo. Que no tuvieron que cambiar el sueño de su vida por el pan de cada día, como dijera Cabral.

Será que por eso me gusta tanto el karaoke. El micrófono y yo sin importar lo que los demás piensen.

Live fast die young and live for ever.

Load disqus comments

0 comentarios