jueves, 18 de diciembre de 2014

Cinito navideño


Dado que soy una persona cursi, a la que también le gusta mucho el cine, tengo predilección por ciertas películas navideñas, ciertas películas que me gratifica ver, algunas, me siguen emocionando, casi como si siguiera siendo chamaco. Qué le vamos a hacer, si así soy.

Empezando por “Mi pobre angelito” 1 y 2 (Home alone) que veía con mis hermanos cada año, desternillados de risa, y que me sigue divirtiendo; pasando por “Milagro en la calle 34”, la versión reciente por supuesto; “Santa Cláusula”, con un guión que me parece impecable, y más recientemente, “El expreso polar”, una historia fantástica, en un alarde de animación en motion capture y Tom Hanks interpretando 5 personajes.

También debo nombrar “Hombre de familia” (Family man) que cada que pesco en la tele me quedo viéndola, igual que “Realmente amor” (Love actually) y “El descanso” (The holliday), que además son comedias románticas, ambas con elencos impresionantes. Hay una más, basada en hechos reales, sobre la conmovedora interrupción de la primera guerra mundial en una de sus trincheras, para poder celebrar la noche buena: “Noche de Paz” (Joyeux Noël).


Y si bien mi moneda tiene un lado cursi, por el otro, tiene a un pervertido amante de la violencia gráfica y el humor negro. Así que entre mi selección de cine navideño, también se cuenta “Bad Santa”, que aquí bautizaron con el infame: “Un Santa no tan santo”. La historia de dos delincuentes personificados en Santa Clos y su duende, que roban la tienda para la cual trabajan la época navideña. Un Santa Clos ebrio, drogadicto y malhablado, amante del sexo con mujeres pasadísimas de peso, sin ningún anhelo en la vida, antítesis del bonachón personaje todo ternura. Aunque también tiene su dosis navideña de esperanza.

Una aclaración pertinente: sólo es para adultos.