lunes, 13 de octubre de 2014

Me exhibo, luego existo.


¿Cuál es el principal fin de comprarme la playera del concierto de Lady Gaga, Paul McCartney o Radiohead? Exhibirlo ante los demás; ante los que no fueron, sobretodo, ante los que no pudieron ir. No es un recuerdo. Si no soy estúpido, me acuerdo que fui al concierto. Pero eso yo lo sé, la cosa es que todos los demás se enteren de que ahí estuve. Porque además, la playera debe portarse al día siguiente del evento. Por si no leyeron mis tweets, ni checaron mi estado del face, o mi ubicación del foursquare. Aquí viene otra redundancia, una más.

O por qué razón querría yo disfrazarme de hipster y cambiar mis lentes por unos de pasta gruesa y colgarme un trapo al cuello. Quiero que todos vean que soy intelectual y estoy a la moda. Faltaba más.

Pareciera que si no posteo lo que he hecho no lo hice. Creo que fue Giovanni Sartori, el que dijo que si no hay fotos ni video de las cosas, pareciera que no pasaron. Y el chiste no es que hayan pasado, sino que los demás tengan evidencia de que pasaron, de que me pasaron.

Todos deben ver que grabé mi video de “harlem shake”, que me tomo selfies, selfies y más selfies en mis viajes y eventos, que me eché la cubeta de agua en la cabeza y que estoy indignado por las niñas nigerianas y los niños israelíes, muy indignado.

Creo que si Descartes viviera, habría modificado su célebre frase. 


Compartir Artículo

Artículos Relacionados

Me exhibo, luego existo.
4/ 5
Oleh

Suscribirse al Blog

Suka dengan artikel di atas? Tambahkan email Anda untuk berlangganan.