jueves, 13 de febrero de 2014

febrero 12


Hace 30 años murió Julio Cortázar, hace 34 nací yo. Pasarían casi 20 años de mi vida para que descubriera al genial escritor y lo hiciera mi acompañante, mi escritor favorito. Puesto que después debió compartir con otros colegas. El capítulo que más tengo presente de Rayuela es en el que muere Rocamadour. Es brutal por las circunstancias. Hacía entonces mis primeros intentos por escribir algo, sobre todo pequeños relatos. Algunos no los terminé. Me frustraba un poco al leer la maestría narrativa de Cortázar, de Borges o de Saramago; pero todo en esta vida es práctica.

Celebro que estoy vivo. Que tengo un increíble hijo y una mujer que me quiere y que lo quiere, y él a su vez la quiere. El blog me ha dado muchas satisfacciones personales, de esas que guardas para ti, que te hacen sonreír por dentro y por fuera, que no puedes explicar con palabras, y aunque pudieras, quién podría acercarse a lo que sientes. Pero sobre todo es el pretexto para obligarme a escribir, aunque sea un poco. Tambiara ti, que te hacen sonreir porbligarme a escribir, aunque sea un poco. Pero tambique guardas para ti, que te hacen sonreir porén me ha dado el placer de conocer personas increíbles, a las que he empezado a conocer un poco. Incluso algunas a las que puedo llamar “amigo”, sin sentir que la palabra está vacía.

Y el martes me llegó el primer regalo de cumpleaños, de Goretti Da Silva, quien escribe agapemerida.blogspot.com, blog que siempre leo con muchísimo gusto. Amablemente me concedió un premio Liebster. Un regalo bastante lindo. Supongo que hasta la siguiente semana podré cumplir con lo que implica.

Me gusta que llegue mi cumpleaños, porque como saben quienes me conceden su tiempo, me gusta mucho el cine. En estas fechas estrenan algunas de las mejores películas, las que contienden a los premios. Y Cinemex me obsequia un pase doble y un combo con palomas y hotdog. Aunque en años anteriores te daban un pase doble para que pudieras ver todas las películas que quisieras en ese día. Por desgracia nunca me tocó en fin de semana. Así que ayer fuimos a ver de gorra Philomena, con Judi Dench, y espero que en la noche veamos Dallas Buyers Club, que si no la vemos hoy, tal vez mañana ya no esté en cartelera.

Necesito una buena parranda con mi gente, pero será para el siguiente fin de semana, que en este ando mal de la garganta y ya fui con el doctor. Así que por ahora no podré decir salud. 



El mejor regalo que puedes recibir.