lunes, 27 de enero de 2014

Sólo dios perdona


Cada persona tenemos nuestros placeres. Ya he dicho que uno de los míos es ir al cine, ver cine.  Y dentro de lo que uno puede ver en el cine, tengo un placer algo retorcido por el cine violento. La verdad no sé porqué pero me gusta mucho. Disfruto bastante de estas películas.

Esto viene a cuento porque hace poco vi Sólo dios perdona de Nicolas Winding Refn, el mismo amigo que filmó Drive. Había leído que mientras para algunos era una gran película, para otros era una vil porquería. A mí me encantó. Y es que fuera del placer que me produce ver la sangre salir libremente y los sesos explotar, me agradó mucho la historia. Una historia sobre justicia: justicia divina, tal vez.

Y esto es un factor muy importante. Deben contarse buenas historias. Toda la sangre necesita forzosamente el sustento de una gran historia.

Una de mis películas favoritas es Old boy, aquí titulada Cinco días para vengarse, la primera que vi de la trilogía de venganza de Park Chan Wook, que por cierto tiene una banda sonora increíble, que disfruto seguido gracias al bendito Youtube. También he dicho antes que me gusta mucho Tarantino, y la verdad me costaría mucho elegir una cinta suya como mi favorita.

No me apena decir que disfruté también de la saga de Saw, incluso compré las primeras dos.

Pero bueno, cada quien sus perversiones.


Load disqus comments

0 comentarios